jueves, 29 de abril de 2010

Mentiras

Graciel poseía un don innato: convertir cualquier mentira en una verdad casi irrefutable.

Esta ventaja la convirtió en una gran empresaria. Su compañía ganó millones y millones exportando mentiras envasadas para diversos usos.

Había mentiras laborales, familiares y hasta románticas. Todas llegaban en perfectas condiciones a manos de los clientes que las compraban.

Sin embargo, la fortuna capitalista de Graciel la llevó a ser acribillada a tiros por un grupo de filósofos peruanos.

La muerte era una verdad demasiado obvia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario