lunes, 21 de septiembre de 2009

Segmentos de una vida culinaria y dibujada

La ciudad es una mentira. La ciudad encierra mentirosos, pero por sobretodo a sobretodos. La ropa y la garganta hablan el mismo idioma: hay conjeturas y diablos menores.

La morcilla lo sabe. La morcilla no es ingenua. Hay caminos y caminantes. Aquí van algunas fotografías que insinúan ese universo en el bolsillo de Yahvé.
_

































No hay comentarios:

Publicar un comentario